31.10.06

Zoografía

La lentitud elefante
El lobo en la cacería de la palabra
Lo que ladra hacia la oscuridad
Resumiendo la punta de tu pecho izquierdo
Luego más lobo la sábana
Réplica de un viernes por la noche
El triste que camina solo con su hormiga
Ella que se viste tan de abeja
El transcurso acuático de algún día del subdesarrollo
Nuestra caverna en el ojo del murciélago
Su ceguera innata

Luego calculamos cuánto durará tu ausencia
Viendo esta horda de pingüinos
Discutíamos toda tendencia a lo lejano
Y decimos lejano cuando recuerdas aquellas gaviotas
Que casi acariciamos cruzando el rio grande
Lo que ocurrió esa noche tiene nombre
Tiene espacio y partitura
Decías “bauticemos de cangrejo este vals o aquel beso”
Y nos resultaba prescindible cualquier piel de cordero
Significados no le quedaron más a nuestros cuerpos
Más de tierra que de humanos
Tal vez de polvo amor
Tal vez de barro.

20 comentarios:

Heriberto dijo...

cuerpos sin significados ya y sin pieles de lobo que sobreponer a las de cordero.

Un saludo amigo T.B.

Mauricio dijo...

Debo admitir que al menos me causa gran envidida ver la hora de la madrugada a la que podés publicar un poema.

julia dijo...

polvo somos...somos polvo...de allí venimos y allí morimos, muchas veces...cuando llega la lágrima el polvo se hace barro, se le quedan pegados a una los pies en aquel barreal...y bueno, habrá que esperar que se seque eso para poder irse de allí...tal vez, o tal vez nunca...

ya ni sé.

tierrablanca dijo...

entre otras cosas, cuando llega el insomnio, se me desata una necesidad de hacer verídico lo de los animales, como un instinto de reproducción, y de palabra. POr eso la hora Maurice, por eso sin piel de cordero Heriberto, por eso de Barro Juli.

Abrazo, abrazo.

silvia piranesi dijo...

Supongo sabés que vengo siempre a leerte, a pasar cada día por la lentidud elefante, a quitarle la piel de cordero, a calcular lo que dura la ausencia. Vengo a cruzar el río, a tocarlo todo lleno de nenúfares y soledades. Vengo a plagiar los nombres y las noches. Vengo a tocar siempre la puerta que deja la música perenne, la mancha del toro, y a robarle algo a los dedos del piano. Vengo por tu fuga y por tu histeria. Vengo a dejar tus palabras.

Gracias Esteban, por la tierra blanca.

Gustavo Adolfo Chaves dijo...

Otro para mi antología personal de mundos de este mundo. Ya va creciendo el apartado TierraBlanca y en la de menos habrá que prescindir de pingüinos. Qué bueno. Por cierto, por dónde va esa horda para unírmele... Muy tierna la imagen del "solo que camina con su hormiga", e insuperable eso de los significados hechos "tal vez de polvo amor/ tal vez de barro." Y perdón que te cite tanto, pero de otra forma mejor no digo nada. Es que ya te digo: creo que sé, y luego te leo. Entonces empieza el mundo de nuevo. Un abrazo, compa.

Mariela dijo...

tal vez de polvo amor, tal vez de barro...eso me mató

Rebeca dijo...

Ey cora, ¡Confieso! plagié en un puesto escondidito del rastro, un cuaderno rojo de navegación, un día de invierno donde los significados no le quedaron más a mi vida.

Hoy, en la página 537, está escrito Zoografía porque leerte es un laberinto que invita a perderme, es una espiral de polvos amor, muertes hechas de barro y nacimientos al estilo de la culebra que, deja la piel cuando ya en ella no cabe…

Estoy tan impresionada con este poema… ¡¡es maravilloso!!!

tierrablanca dijo...

Piranesi Sil: qué tan afuera de las cárceles podés estar... se nota tanto cuando no más anonimato. Vienes y vienes a las palabras. POr gente como vos uno escribe y escribe. Todos los besos!!

Tavix, los pingüinos son imprescindibles. Esa horda va como pa la casita después de un día largo de brete.

Mariela no te mueras!!! para que puedas venir más y leernos... gracias por venir y tener tiempo para el artefacto de las palabras.

Co Cora!!! sorpresa y media que te llegaran así las palabras, eso de los actos premeditados no es tan cierto, uno es el que termina con la boca balbuceando cada que viene alguien y se estrena... es como subir a alguna montaña y no ver hacia la ciudad, sino ojalá, como hacia algún valle deshabitado... como los que se ven en Las Nubes viendo hacia el Braulio.

Mariana dijo...

saludos, los significados poco quedan en los cuerpos

Cromatica dijo...

Tu poema me refiere algo tan simple y tan lleno....."cuando mas humanos somos"

tierrablanca dijo...

Gracias por la visita Mariana!! Me metí a en tus palabras y me encantaron.

Cromática!!! anduve por tu sitio manoseando letras y letras...

eduardodegortari dijo...

Los lobos que buscan la palabra...Muy buen poema. Creo que tu blog me es un grato descubrimiento. Saludos

tierrablanca dijo...

Seguiremos cazando lobos, o palabras... que parecen ser lo mismo...

La tía rebe dijo...

Cora, lo que se vela (no creo que se vea) en Las Nubes, es la contingencia de la intimidad. Ahí, todo ES. Las palabras son lobos, las princesas son narizonas, una ausencia es calculable y ¿por qué no? Nosotros somos las palabras.

La hormiguita dijo...

Excelente poema y gran blog.
Saludos

tierrablanca dijo...

hormiguita!!, te he visto por ahí! Gracias por la visita. Estaré por el tuyo.

Anónimo dijo...

The moon was full. The moon was so bloated it was about to tip over. Imagine awakening to find the moon flat on its face on the bathroom floor, like late Elvis Presley, poisoned by banana splits. It was a moon that could stir wild passions in a moo cow. A moon that could bring out the devil in a bunny rabbit. A moon that could turn lug nuts into moonstones, turn little Red Riding Hood into the big bad wolf...

La zoografía de la luna es tuya!

tierrablanca dijo...

esto está muy rajado!!! gracias anónimo.

Anónimo dijo...

El texto es de un libro muy ingenioso que se llama "Still life with a Woodpeacker".. no sé me recuerda mucho a vos.