4.10.06

La Envidia

Ya sé! Talvez hablar del aborto.
No no, talvez decir que me he divorciado tres veces, que los gatos se visten de insomnio y no me dejan dormir. O quizás si intento ingresar por la puerta trasera con unas palabras más bien descuidadas, como Falos políticos que levantan roncha o interés, dato histórico de alguien que verdaderamente no nos importa un comino. Una cervecita en ese bar señor, unos ojillos sigilosos de alien en Buenos Aires querido, tratando de aceptar nuestra enfermedad Terminal. Talvez decir que desconfío del gobierno y de la Democracia, que talvez no es sano quererte al filo de la madrugada en un lugar público, talvez aceptar que envidio los libros publicados, los poemas bien hechos, el sustantivo alemán de la nostalgia "bien-abrazo-en despedida". Talvez si me pongo en la boca la palabra Historia como si dijera Histeria: ¿no se ha ido usted? ¿Sigue aquí? Deje sus palabras: las agradeceré.

18 comentarios:

Anónimo dijo...

Tuyos son los libros publicados, los poemas vestidos de llanto, la nostalgia de la grieta de inclusión. Tuyas son por siempre las madrugadas, las palabras, la valentía de quien ha vivido. Y los gatos, que se queden al filo de la ventana de tus sueños.

Gustavo Adolfo Chaves dijo...

Amigo Esteban: lo tuyo no es ni envidia ni cinismo; es Indignación al reconocer los límites de vos mismo reflejados en lo que parecen ser las ventajas de los otros que no son más que sus circunstancias, es decir, sus límites. Y sólo porque estamos hechos de contornos apretados es que seguimos existiendo y todo lo otro: escribiendo, caminando, envidiando, simbolizando. Yo, por ejemplo, te envidio la garra con la que agarrás las cosas y escribís sobre ellas en "poemas bien hechos". Ya te lo había dicho. Bueno, me temo que mi contorno es exigente. ¿Y qué? Si me hace moverme...

tierrablanca dijo...

Linda Tavo!!!! Doble Abrazo cálido!!!

silvia piranesi dijo...

Ya se que decir "me dejaste con la boca abierta" es mucho y es nada, es cursi y no, porque decirlo puede importarme un comino. Pero si es cierto. Y si hablamos de envidias, yo te envidio la envidia abierta, tu fuga de palabras y sus "fechorías", lo que se dice y se intuye en el monte...y los gatos por supuesto, que sigan caminando en nuestro techo.

Anónimo dijo...

buenisimo...

Anónimo dijo...

agregado a mis favoritos desde hoy

Anónimo dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
tierrablanca dijo...

Primer anónimo, gracias por lo de primerizo... respuesta inmediata a las palabras.

Sil: yo diría nuestros gatos.

Ultimos anónimo: gracias!

Ana Beatriz dijo...

Los que envidio son mis paraísos encontrados, como vos...porque escriben bien y porque se andan sin poses, porque son honestos, porque tienen sentido para mi...

julia dijo...

jajaj....ya vas aprendiendo!! jajaja
Cariños

tierrablanca dijo...

Julia!!! ya me hacía falta verte por acá, pensé que no ibas a volver. Viste que textillo me eché? casi parezco de los que no respetan nada (pero vos sabés que eso sí sería una pose) (te lo juro Ana B)... era como un ejercicio "catarsis" se dice ahora!!

Besos.

julia dijo...

Aquí ando todavía, ya ves...
¿ cómo no voy a volver?
Manda!!!!

Anónimo dijo...

Cada vez que mis ojos pasan por tus palabras, desaparecen tus envidias juguetonas al borde de la madrugada y miro un dolor silencioso en los garabatos de tu corazón…

Ksiopea dijo...

Acá estoy..escuchándote, también vestida de nostalgia.

Mar dijo...

Si yo tuviera que tener envidia de alguien o algo, creo que seria de los cronopios, las detached souls, los trotamundos y aquellos jamas miran para atras...

Quizas tambien de las ciguenhas, los grillos y las ladybugs.

-Mar

tierrablanca dijo...

yo sigo un poco envidioso mar...

la nostalgia también puede ser uno de esos símbolos que se llevan en la frente...

Mar dijo...

Concuerdo con vos... Cuando la nostalgia llega, se tatua ella misma en nuestra piel y se queda dentro por siempre jamas.

Como diria Silvio "Oh Melancolia, senhora del tiempo..."

-Mar

silvia piranesi dijo...

Me gusta cómo rompés los esquemas, y partís de un lugar donde de nada vale el sentido "moralista" de las cosas,... porque "es malo sentir envidia"...-y qué si siento envidia...hay cosas que no nos importan un comino.