23.9.10

esto y lo otro



La casa no es la casa, son los grillos; quiero decir la suposición de grillos en la bruma. Pero el grillo no es el grillo, es la comprobación de la oscuridad y lo húmedo, el grillo es el eco que da concreto a lo concreto. El cuaderno es el tacto y las hojas olvidadas; nuestro amor no sería nada si no nos nombraran los grillos. Decir una palabra al azar, me lleva a las condiciones climáticas y tengo certeza de estar siempre precario, viendo gotas finitas.

2 comentarios:

Quimera dijo...

Gota infinita.

Silvia Piranesi dijo...

el grillo necio de mi casa. sé que no estoy dormida. sé que tengo cama y cobija. techo roto y lluvia. un gato. titubeo. ese grillo, el animal muerto de la puerta.