14.2.07

Biografía 01

Cuando oigo la monotonía del mar,
las olas que rompen
en una playa cualquiera,
cuando oigo el trabajo de los cangrejos,
recuerdo que soy hijo de un músico.

16 comentarios:

mariana dijo...

como se extraña el sonido del mar por la noche.

saludo
intentare ir el domingo.

Quimera dijo...

Sí, nos arrulla una fabulosa sinfonía marítima... y nosotros asediados por dos orquestas nos dopamos con reggaeton.

Cata dijo...

Conmovedor. Me encanto.
Saludos fagotisticos Esteban, muy lindo tu texto.

Anónimo dijo...

...dichoso el músico.

carlos dijo...

qué bonito, me imagino que por esa herencia, donde solo hay ruido, te encontrás formando melodías. Qué orgullo pa tu tata.

Kasiopea dijo...

Esteban, por fin el cangrejo!
Sabés, se me parece a un dibujito hecho sobre la arena.De esos que hacemos de chiquillos cuando jugamos frente al mar. Muy hermoso!

tierrablanca dijo...

Se extraña mucho mucho... sería tuanis que le llagaras M.

Quiemera me he reído bastante con el comentario...

Cata Cata, me gusta cuando Vos decís conmovedor.

Dichosa la música.

Habrá que preguntarle a mi tata Carlos! bienvenido por acá.

Karla, vio cómo se me salió el signo de agua?

Julia Ardón dijo...

¿ qué te dijo Rafita de esta declaración de amor tan dulce?

Qué belleza.

silvia piranesi dijo...

un aproximado a lo que se siente ser hijo de un músico.. no todos oímos el trabajo de los cangrejos...

me encantó la sencillez, el cuadro.

besos...

rebe dijo...

Músico sos vos..

tierrablanca dijo...

dicho viejo desde el Pingüi... yo como músico soy muy buen panadero, y como escribidor buen músico. jajaja

CAAZ dijo...

Esto es bello. Pero que no creo que para vos el mar produzca un sonido monótono.¡Qué va!!

Cromatica dijo...

Que herencia, oidos afinados y buena letra.

Un abrazo

tierrablanca dijo...

tenés razón Caaz... nada monótono... más bien Monocorde? puede ser?

Otro abrazo Croma!

xwoman dijo...

Nunca hay que olvidar nuestra tierra, nuestra raíces... quienes somos!!

Gustavo Adolfo Chaves dijo...

Muy bonito, viejo, en serio. ¿Ves?, otro de esos en que empezás aquí y terminás allá... ¿Me permitís una parodia política, sólo por el chingue? Ahí va:

Cuando oigo la monotonía de MAR,
los sindicatos que irrumpen
en un día cualquiera,
cuando admiro cómo nadie trabaja en el Congreso,
recuerdo que soy de Costa Rica.
Uyuyúy, bajura...